Screenshot_20200219_135629

Maraton camino de la Cruz. Murcia 2019

Después de un invierno y verano duro donde apenas pude entrenar corriendo por diversas y consecutivas lesiones musculares pero haciendo bastante bicicleta a finales de julio comencé a trotar, lento y en terreno montañoso que es donde me gusta hacer mis pretemporadas e inicio de mis procesos de entrenamiento, allí no atiendo a ritmos, solo a sensaciones contemplando la naturaleza y soledad, el objetivo….solo disfrutar y correr cada semana un poquito más. Para principios de septiembre ya estaba trotando con algo de volumen y decidí apuntarme al maratón del Camino de la Cruz, prueba atractiva que venía siguiendo desde hace un par de años, con 3 o 4 trabajos de calidad llegó el mes de octubre y con ella la competición.

Salimos a un ritmo lento hasta el km. 5 junto a 2 corredores más, donde el terreno tenía una pequeña pendiente ascendente siempre asistido por mi amigo Luis, desde el km. 5 decidí correr a ritmo de 4:15 en un terreno con cada vez más pendiente donde se pasaba de tierra a asfalto con un paisaje realmente muy bello quedándome solo en la punta, ya no había marcha atrás, tendría que ir en solitario hasta Caravaca, la verdad es que me encontré muy bien hasta el km. 34, pero el sol apretó y seguramente descuidé mi hidratación en los kilómetros anteriores donde me centre en correr a 3:45/50 y llegaron los problema, mareos, desorientación y una frecuencia respiratoria que yo sabía que no era normal en mí, pocas veces he sufrido tanto una carrera o mejor dicho 6 km. Parecieron horas, pero mi amigo Luis estaba ahí, me conoce, sabe que hacer y que decir en cada momento, perdí muchos minutos en ese tramo pero cualquier corredor sabe que cuando uno está mal lo único que quiere es terminar con el sufrimiento y llegar. Pude ganar la carrera con 2:51` con algo menos de 42 km; feliz por haberme quedado con esa experiencia increíble y sobre todo volver a competir.

F. Campanini

05/10/2019